Historia      Reconstrucción      Finalización

Su construcción es simple, en lo alto de una loma para aprovechar el sol y no desperdiciar terrenos de cultivo, se asienta sobre roca caliza en una superficie de 113 m2. De piedra, adobe y argamasa, de forma rectangular, con muros de 50 centímetros, se levanta en dos plantas. La cubierta, de vigas de madera, cañizo, arena con cal y tejas árabes, se sustenta en su mitad sobre un grueso muro de carga y en su otra mitad, aéreo, sobre una enorme viga de madera de pino de "melis".
A su izquierda, el Aljibe, con una capacidad de 110.000 litros de agua, excavado en la roca hasta una profundidad de cinco metros. (Adosada, a su derecha, estaba la vivienda del Molinero).
Su reconstrucción se inició en el mes de enero de 2005, concibiéndose desde el respeto absoluto a su maquinaria y diseño originales. Adaptándose las necesidades de alojamiento rural -energéticamente autosuficiente- para conservar íntegramente su estructura, fachadas, muros, cubierta y viguerías